EL SABOR CHINGÓN DE

Bienvenido al lugar donde encontrarás 155 años del sabor más chingón de México.

¡Prepara el molcajete y saca las tortillas para dar un recorrido por los sabores más chingones de nuestra tierra!

Has llegado a la tierra caliente de los carbones y asadores, donde el cabrito y la arrachera van con sal de mar y pimienta recién molida, ¡que chille! En el Norte, se pasean los burritos con tortilla de harina y guacamole, y la temperatura sube con las salsas de molcajete que acompañan al ceviche con su limón y a los tacos de camarón con repollo y cebollita.

Ahora estás en la tierra de las cazuelas y las ollas, donde hierve el caldo de la birria los sábados y las carnitas los domingos. En Occidente, el pulpo va en su tinta, el pescado se hace quesadilla, la carne va en su jugo, las tortas no nadan se ahogan en una mar picante y las enchiladas potosinas no cantan mal las rancheras.

Llegaste a la tierra del comal y la garnacha. ¡Pásale, pásale a los tacos de canasta y al trompo de pastor! En el Centro hay sabores de chile, mole y pozole. Desde las quesadillas con y sin queso, gorditas o semitas, tacos con doble tortilla o sin copia, con salsa de la pica y de la que no, para disfrutarlos con la banda o los carnales.

Y la última parada, la tierra de la leña y el axiote. Aquí se entierran las recetas y se habla el idioma ancestral del sabor. En el Sureste, nace de una hoja de plátano la cochinita pibil en un ritual de especias, con sus tortillas de maíz, cebollita morada y chile habanero. Y su clima tropical con aromas cítricos dieron vida a la sopa de lima.